NUESTRA SEÑORA DE LA CONCEPCIÓN O DEL REPOSO

Taller franco-flamenco

Alabastro

Principios del siglo XVI

Medidas: 87 x 25 cm

Capilla de Nuestra Señora del Reposo de la capilla del Santo Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo

En un inventario de la fundación realizado en 1559 por encargo de don Pedro Téllez Girón, V conde de Ureña y futuro I duque de Osuna, tras la muerte de su padre, que había acaecido el año anterior, se hace mención a la presencia en la capillita del Reposo del Santo Sepulcro de “Una Ymagen de nra S.ra de alabastro” con un “niño Jesus de alabastro”. En otro inventario posterior de 1775 se vuelve a mencionar en la misma ubicación. En el de 1861 se refiere como “Una Virgen de la Concepcion de alabastro”. Probablemente se trate de la misma, la que actualmente se conserva en la fundación funeraria, justo en la capilla del Reposo. La imagen como vemos aparece en la documentación con distintas advocaciones, aunque siempre en el mismo lugar, en la pequeña capilla u hornacina situada en la nave del Evangelio de la capilla del Santo Sepulcro, cuyo título se refiere precisamente en la reja renacentista que cierra el pequeño espacio. Aunque en Guía artística de Sevilla y su provincia se sitúa su ejecución en el siglo XVII, vemos como en el inventario de 1559 ya se hace mención a la escultura mariana de alabastro. La sensación de movimiento que le confiere la disposición inestable del Niño, que se inclina ostensiblemente hacia atrás, rompiendo la clásica composición cerrada que lo vincula emotivamente a la madre, pudo llevar a retrasar su datación.

Sin embargo, más que a modelos barrocos, la composición nos remite a creaciones francesas o flamencas de comienzos del siglo XVI. La Virgen viste la característica túnica y manto de las imágenes góticas realizadas por los talleres franceses. Este modelo escultórico también fue asumido por los artistas de las ciudades centroeuropeas limítrofes al país galo. Cabe suponer que debió traerse a Osuna a instancias del IV conde de Ureña, que empezó a ostentar la titularidad de la Casa en el año 1531. No sería la primera obra que el “Conde Santo” trasladó a Osuna desde otros lugares de Europa. Su amigo y médico Jerónimo Gudiel describe como mientras que en Alemania e Inglaterra, “inficionadas de la heregia Lutherana despedian de si los ornamentos e imágenes de las iglesias”, el conde “las recogia y amparaua”, y “assi dexo en su villa de Osuna y en todo su estado del Andaluzia tan gran numero de imágenes, y de tan excelente mano, que con difficultad se podrian juntar en gran parte del reyno, y ni mas ni menos muchos ornamentos de los que compró en Inglaterra”.

Fuente: ROMERO TORRES, José Luis y MORENO DE SOTO, Pedro Jaime: A imagen y semejanza. La escultura de pequeño formato en el patrimonio artístico de Osuna, Osuna, 2014, pp. 84-85.

DETALLES